Cada 5 de junio, se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, como recordatorio de la importancia de cuidar el ambiente.

En general la naturaleza con su diversidad y belleza tiene un impacto profundo en la salud y el bienestar mental. Son la fuente original de aire, agua y alimentos limpios que sustentan sociedades humanas saludables.

La naturaleza es tanto el origen de enfermedades infecciosas y transmitidas por vectores como la fuente de medicamentos, incluidos muchos antibióticos.

Sin embargo, el hombre y sus actividades en contra de la naturaleza, como la deforestación, la mala manera de llevar la agricultura, la contaminación y el mal manejo de la flora y fauna ha hecho que los beneficios que nos da la naturaleza cada día sean menos.

La pandemia y el medio ambiente

A pesar del impacto de la pandemia de COVID-19 está afectando trágicamente la salud, así como la vida y los medios de subsistencia de las personas, también ha tenido un impacto positivo notable en nuestro medio ambiente en solo unos meses.

En muchos lugares, la reducción de las actividades económicas y de transporte provocada por las medidas para reducir la propagación de la pandemia ha dado como resultado a corto plazo un aire más limpio, una reducción de las emisiones de carbono y menos ruido.

Quizás, como lo declaró el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, esta sea una oportunidad de utilizar la recuperación para reconstruir mejor, no solo social y económicamente, sino también abordando preocupaciones urgentes sobre el medio ambiente y el cambio climático.

A raíz de este llamado, la OMS publicó su “Manifiesto para una recuperación saludable de COVID-19”. Su primera receta es proteger y preservar la fuente de la salud humana: la naturaleza.

Es bien conocido que más del 60% de las enfermedades infecciosas se originan en animales, principalmente en la vida silvestre, y lamentablemente, el impacto humano en el medio ambiente está aumentando el riesgo de que lleguen a nosotros.

Los entornos naturales y los espacios verdes accesibles también juegan un papel directo en la salud y el bienestar.

Es importante que los seres humanos reconozcan la importancia de cuidar el ambiente, ya que de ello depende tanto los problemas que se originan del cambio climático, como las temperaturas extremas y las inundaciones.

Y por supuesto al cuidar el ambiente estamos ayudando a reducir la contaminación del aire, el suelo o el agua; y reducir los riesgos de desastres causados ​​por la combinación de fenómenos meteorológicos extremos y erosión de la tierra, como en el caso de inundaciones y deslizamientos de tierra.

La humanidad necesita disminuir el impacto en el medio ambiente para reducir el riesgo de enfermedades.

Los entornos naturales también apoyan la recreación activa y brindan un lugar para relajarse y dejar atrás el estrés diario por un tiempo. Un estudio reciente ha demostrado que poder pasar tiempo en la naturaleza es algo que las comunidades que experimentan bloqueos por COVID-19 se han perdido particularmente.

Así como es responsabilidad de un cerrajero Málaga la instalación y mantenimiento de una buena cerradura, que brinde protección a sus clientes, es responsabilidad de todos proteger la naturaleza y la biodiversidad, y mantener y mejorar una variedad de sus beneficios directos e indirectos para la salud y el bienestar.