Los parques naturales son la mejor representación de la belleza de la naturaleza, que están compuestos por extensas áreas verdes y diversidad biológica, por lo que generalmente se convierten en parques nacionales.

Estos parques cuentan con la protección de muchas fundaciones y personas que se encargan de convertirlos en espacios ideales para la conservación de todo el ecosistema y todos sus valores biológicos.

Pero esto no significa que no puedas visitaros y deleitarse con su belleza y esplendor. Si tienes la oportunidad de conocerlos, considera estas alternativas.

Parque Nacional de Timanfaya – España

Está ubicado en la Isla de Lanzarote, y es Reserva de la Biosfera, desde que fue declarado en 1993.

Este es un parque que es un deleite para los geólogos, porque es la muestra más representativa del volcanismo, tanto histórico como reciente. Cuenta con más de 25 volcanes y sus erupciones han creado fabulosas estructuras geomorfológicas, interesantes para su estudio.

Y gracias a la ausencia de vegetación, se puede apreciar la rugosidad de las formas y la variedad de colores entre rojos, naranjas, pardos y negros. Para muchos, este parque ofrece una idea de cómo es la superficie de Marte.

Pero sin duda, ofrece una extraordinaria belleza a quien lo contempla.

Parque Nacional del Gran Cañón del Colorado – EEUU

Tiene una extensión de 4.926 kilómetros, está ubicado en el estado de Arizona, y es uno de los parques más reconocidos porque ha sido escenario de múltiples producciones de cine.

También es uno de los parques más antiguos del país y destaca una estructura muy particular, por sus bandas estratificadas de rocas de color rojo.

En este parque encontrarás gargantas, entre ellas la del Río Colorado, también precipicios y abismos.

El Gran Cañón fue declarado Monumento Nacional el 11 de enero de 1908, y el 26 de febrero de 1919 recibió su nombramiento como Parque Nacional. Esto ayudó a impedir que embalses fueran construidos en su interior.

Parque Natural de Banff – Canadá

Es uno de los parques más antiguos de Canadá, fundad a finales del siglo XIX, está ubicado en las Montañas Rocosas, y hace frontera con los parques Jasper y Yoho. Está conformado por más de 6.641 Km2, y está compuesto por glaciares, campos de hielo y mucho más.

Luce enormes montañas que visten de blanco en sus cumbres, muchos arroyuelos, espectaculares lagos en azul turquesa, un peculiar color gracias a los sedimentos de las montañas, creando el perfecto ejemplo de la belleza natural de Canadá.

Parque Nacional de los Lagos de Plitvice – Croacia

Durante la guerra, los serbios tomaron el parque, y se convirtió en un infierno, pero en la actualidad es todo un paraíso.

De gran importancia, y muy reconocido en Europa. Está compuesto por 30.000 hectáreas, en la cual se encuentran lagos de un espectacular color turquesa, cascadas y manantiales, así como fantásticos pinos. Declarado Parque Natural por la antigua Yugoslavia en 1949 y proclamado Patrimonio de la Humanidad en 1979 por la Unesco.

Lo podrás recorrer a través de sus senderos o navegando y apreciar su biodiversidad, como sapos amarillos, ciervos, cárabos, linces, el cangrejo de río Astacus astacus y mucho más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *