El que las personas tomen conciencia y decidan ahorrar energía, contaminar lo menos posible o reutilizar los materiales, son algunas de las características de un hogar sostenible.

Cada día son más las personas como los cerrajeros, profesores, obreros y médicos que quieren adaptar su vivienda para conservar el medio ambiente y conseguir el ahorro energético para reducir la factura de la luz y el gas.

Cómo es un hogar sostenible

Para que esto se lleve a cabo en el hogar, es necesario aplicar la regla de las tres “R”: Reducir, reciclar y reutilizar. Si vas a empezar una casa desde cero lo mejor es seguir estos pasos:

Orientación: Al momento de ubicar el hogar, es recomendable que este ubicada de acuerdo a los movimientos del sol, para tener más claridad y calor.

Aislamiento: Aislar las cosas es una buena forma de ahorrar energía y evitar que el calor del interior se pierda durante el invierno o que el calor del verano ingrese al interior del inmueble.

Para conseguir el aislamiento de forma natural, las ventanas deben tener doble capa de vidrio y sellar bien las juntas.

Ahorrar energía: El reducir el consumo de energía es un punto clave en la sostenibilidad de la vivienda, mediante la domótica se puede lograr un ahorro en el consumo de energía, por ejemplo: programar la subida y bajada de las persianas para utilizar la luz solar, la calefacción, entre otros.

La calefacción se puede regular a 20ªC o utilizar cortinas y persianas aislantes, instalación de cristales dobles para evitar el ingreso de frio y el aire acondicionado puede estar a un temperatura de 26ºC.

Los bombillos de bajo consumo en toda la casa ayudan también, como son los LED, ya que consumen menos y ahorras mas, su vida útil es larga, por lo cual no se cambiaran continuamente, son ecológicas porque no contienen mercurio.

Instalar grifos eficientes, durante el día se desperdicia mucha agua por lo cual los grifos ayudan a reducir los litros que se desperdician por la cañerías. Evitar malgastar agua usando bolsas para la ducha, para recoger el agua que se utiliza mientras este a la temperatura ideal.

El agua que se recoge se puede utilizar para otras cosas en el hogar, también el agua de la lluvia no solo beneficia el medio ambiente tanto la factura de la luz a final de mes.

Gestionar los residuos domésticos, reciclar los residuos y reutilizar todo lo que se le pueda dar una segunda vida.

Energía renovable, con la instalación de paneles solares, calderas de biomasa, climatización pasiva, entre otros. Las placas fotovoltaicas son una buena opción sobre todo para los países que tienen muchas horas de sol.

Zona verde, todo hogar sostenible debe contar con una espacio ajardinado con vegetación, que aporte beneficios al inmueble que aportan las plantas.

Cada vez las personas notan que deben cambiar sus hábitos para evitar la contaminación y el calentamiento global.

Por lo cual, las soluciones ecológicas permiten que existan un impacto negativo en el ecosistema y que las personas puedan desenvolverse en un hogar sostenible.