El hombre es un ser vivo que de manera específica y racional está en contacto con el mundo que los rodea, dicho mundo es la misma naturaleza en su pleno entorno. Por ello se ha dedicado al estudio concienzudo de la misma.

El conocimiento del entorno le permite aprovechar cada recurso explorado, así como su transformación, desarrollo y aprovechamiento al máximo. La naturaleza le puede proporcionar todo al hombre para vivir de manera satisfactoria y completa. Su estudio depende de ello.

La forma natural de cosechar lo sembrado, es decir, la misma semilla que la naturaleza le ha provisto, es un manera de explorar de forma adecuada todo su entorno. Las diferentes técnicas perfeccionadas a través de la investigación ha permitido el desarrollo sostenible.

Es así como satisface cada una de sus necesidades básicas, así como las de su entorno inmediato familiar. Sin embargo el mismo hombre se ha dado a la tarea de revertir todo aquello que la naturaleza o tierra le ha proporcionado de manera gratuita.

La naturaleza nos enseña para manera práctica

Al examinar y estudiar su entorno las diferentes especialidades científicas se han dado a la tarea de experimentar con ejemplos de la naturaleza, para de alguna manera crear servicios y hasta técnicas que le permitan imitarla y sacarle el máximo provecho.

Por ejemplo el estudio de los animales le ha permitido al hombre desarrollar algunas ideas que le han permitido el desarrollo sostenible, es el caso de la tesis sobre las ballenas jorobadas, encontraron la idea para el desarrollo de los planos de los aviones.

Estas investigaciones arrojan que si se tomara como modelo las formas de las aletas de las ballenas, los planos de los aviones necesitaran menos piezas y dispositivos mecánicos que permitieran un flujo de aire constante y equilibrado.

Las excelentes ideas extraídas de la naturaleza le permiten al hombre desarrollar equipos de tecnología avanzada que proporcionan ayudas y hasta hacen fáciles la vida. Su seguridad inclusive depende de ello, como puede recomendar un cerrajero Mataro.

Protección del medio ambiente.

El hombre mismo debe tomar medidas públicas y privadas para la conservación, restauración y protección del entorno que lo rodea, debe estar claro que su supervivencia depende básicamente de ello. Por eso sus actividades deben dirigirse hacia ese objetivo.

La misma naturaleza muestra cómo se regenera a sí misma, su capacidad para transformarse en las mayores y más violentas situaciones adversas.

La educación del hombre desde tierna edad, es clave para que ese desarrollo natural se mantenga, y le permita seguir existiendo y aprovechando los recursos que lo rodean de manera plena.

El resguardo de la fauna y la flora son vitales para que se conserven los equilibrios necesarios en el mantenimiento natural del ambiente. Esto permite no solo su desarrollo potencial sino su propia sostenibilidad entre las especies que lo conforman.

Es por ello que la responsabilidad recae sobre todos, nadie esta exentos de que sus acciones vayan a favor o en contra de la conservación de la vida.