Hace algunos años atrás, si necesitabas una cerradura, o una llave, simplemente te dirigías a un cerrajero.  Pero ahora, la costumbre es que vas a una tienda de mejoras para el hogar, o una gran ferretería, o hasta una tienda por departamentos, y ahí encontrarás lo que necesitas.  Todas estas opciones venden cerraduras y hasta te brindan asesoría al respecto.

Entonces, ¿dónde deja eso al cerrajero? El negocio parece estar en una encrucijada: así que un cerrajero que quiere subsistir debe preguntarse qué hacer, si especializarse o ampliar la oferta de los servicios que puede proporcionar.

El oficio de cerrajero ha cambiado enormemente en los últimos treinta años. La innovación tecnológica y las nuevas estructuras comerciales han hecho que los cerrajeros Sevilla hayan tenido que adaptarse.

Los nuevos profesionales de seguridad

“Hoy en día hay menos cerrajeros en el negocio”, dice Gale Johnson, editor de la revista mensual Locksmith Ledger,de los Estados Unidos, cuya familia todavía tiene un negocio de cerrajería. «Hay más necesidad de seguridad, pero no más de cerrajeros».

El negocio se encuentra en una encrucijada, dice; quizás se necesite un nuevo término, como “Profesional de seguridad”, para dejar en claro que “ya no somos especialistas mecánicos, sino que ofrecemos una amplia gama de soluciones, tanto mecánicas como electrónicas. «

Introduciendo soluciones electrónicas

Hoy en día, para subsistir, los cerrajeros se han reinventado y se han adaptado a la tecnología, y han aprendido hasta electrónica, es el consejo que ha dado el presidente de la Federación Europea de Cerrajeros, Dave O’Toole.

Hoy en día, muchos clientes se están adaptando a la tecnología en cuanto a seguridad y cerrajería se refiere, adaptando sus cerraduras a cerraduras inteligentes, y en donde se están integrando la inteligencia artificial en el hogar, si un cerrajero no está preparado para estos nuevos tiempos, y no pueden dar soluciones a los clientes, simplemente perderán esos clientes, así como posibles y futuros clientes.

Algunos cerrajeros se resisten a este cambio, y prefieren mantener la tradición, especialmente los mayores. Sin embargo, los jóvenes tienen una actitud diferente, ya que entienden que los tiempos han cambiado, y deben ampliar sus conocimientos, incluyendo controles de acceso, alarmas antirrobo, circuitos cerrados de televisión, ya que ahora el hogar está integrado.

Lamentablemente, el cerrajero tradicional se está enfrentando a algunas dificultades, como la venta de cerraduras baratas por internet, o las que venden para ser instaladas por el propio cliente, y hasta “cerrajeros” piratas en internet que no están calificados y le resuelven el problema de estar encerrados rompiendo la cerradura y cobrando en exceso, lo que deja mal parados a los cerrajeros calificados.

Cuál es la solución

Una salida, es que los cerrajeros se especialicen.

Esto se refiere principalmente es que el cerrajero debería de dedicarse a un área específica de la cerrajería o seguridad, no ser un proveedor de servicios completos, o de todo.

Quizás una buena opción es especializarse en domótica, o controles de acceso, o instalación de sistemas automatizados de seguridad, o conocimientos en cerraduras inteligentes.

Lo importante es reconocer que a medida que las cerraduras anticuadas se vuelven menos relevantes, el cerrajero anticuado debe asegurarse de no seguir el mismo camino.