Las bases fundamentales para lograr el desarrollo sostenible se basan en el equilibrio que debe existir entre la sociedad, la economía y el medio ambiente; los principios establecidos por las Naciones Unidas para el desarrollo pueden ser aplicadas con éxito en las organizaciones.

Esto se aplica al principio organizador para poder lograr el desarrollo humano, sostener la capacidad de los sistemas naturales que proporcionan los recursos naturales y servicios del ecosistema en función de los cuales dependerá la economía y la sociedad.

Las metas que en común sirven para proteger el planeta garantizando el bienestar de todas las personas están encauzadas hacia el logro de una implicación más activa de las personas, empresas, administraciones y los países del mundo.

La sostenibilidad y el desarrollo sostenible de manera conceptual y estratégica se entiende como los procesos de cambio, organización, adaptación y equilibrio permanente para lograr el ajuste de las relaciones de los sistemas ecológicos, económicos y sociales, como si se tratase de una caja fuerte que debemos abrir, como un cerrajero, logrando la calibración exacta de los elementos.

En la evolución de estos sistemas de manera conjunta intervienen otros aspectos que se entremezclan con consideraciones inherentes a la sostenibilidad.

Sostenibilidad ambiental.

Este define la defensa de la naturaleza, partiendo del principio de que esta no es una fuente inagotable de recursos, es velar por la protección y su uso racional; contempla el cuidado del medio ambiente, ahorro del agua, inversión en energías renovables, impulsar la movilidad sostenible, construcciones innovadoras de la mano de arquitectura sostenible para lograr, desde diversos frentes, la sostenibilidad ambiental.

Sostenibilidad social.

En el ámbito social, se impulsa el desarrollo de las personas, comunidades y culturas a fin de conseguir un nivel de sanidad y educación que garanticen alcanzar un nivel global más equitativo y mejor calidad de vida; los países en vías de desarrollo deben incluir la lucha por la igualdad de género y otros aspectos para conformar las bases de la sostenibilidad social.

Sostenibilidad económica.

En materia económica también se busca el aumento de los indicadores de producción, consumo de energía, inversión, capacidad de ahorro, consumo de servicios que genere una riqueza equitativa sin perjuicio de los recursos naturales; el reparto igualitario, así como la inversión en recursos económicos es lo que permite el impulso de los otros pilares de la sostenibilidad y lograr el completo desarrollo.

Alcanzando los objetivos del desarrollo sostenible.

Es evidente la evolución que ha tenido a través de los años las expectativas de la sociedad, rendición de cuentas y responsabilidad en cuanto al desarrollo sostenible; las legislaciones cada vez son más estrictas, una de las razones puede ser el aumento de las presiones con respecto a la contaminación del planeta, el ineficiente uso de los recursos, cambio climático, la degradación de los ecosistemas y la pérdida de la biodiversidad.

Las organizaciones han adoptado un enfoque sistemático con relación a la gestión ambiental a través de la puesta en marcha de sistemas de gestión ambiental, con el objetivo de apoyar lo que se refiere a uno de los pilares de la sostenibilidad.